La nueva era de Michael por Rudolf Steiner

“Hemos trazado los sucesos en los mundos físicos y suprafisicos que subyacen sobre lo que ahora se esfuerza en hacerse conocer en el mundo por la Antroposofía. Sabemos queridos amigos, que dos incisiones muy importantes se han producido en las últimas décadas, importantes para toda la evolución de la humanidad. Aquella que he traído muy seguido a vuestra atención, sobre el fin de la Edad de las tinieblas o en el cambio de los siglos XIX y XX. Una Edad de Luz ha comenzado ahora en relación a la edad precedente de las Tinieblas.

Sabemos que la edad de las tinieblas condujo finalmente a esta condición del alma humana cerrando los ojos Espirituales del hombre completamente al mundo suprasensible. Sabemos que en tiempos antiguos de la evolución humana, fue una condición común de la humanidad ver el mundo espiritual, de una manera onírica más o menos instintiva. Dudar de la realidad del mundo espiritual era absolutamente imposible en los tiempos antiguos de la evolución humana. Pero si esta antigua condición hubiera continuado si la humanidad hubiese vivido en esta visión instintiva del mundo espiritual no hubiese jamás alcanzado la evolución humana lo que nosotros podemos llamamos la inteligencia del ser humano individual, la utilización del intelecto o la facultad de razonamiento, por la persona humana o individuo.

Y esto como lo sabemos, está ligado a lo que conduce al ser humano a la libertad de la voluntad. Lo uno es impensable sin lo otro. Así, en esa condición tenue e instintiva la que alguna vez perteneció a la humanidad, en la que el mundo espiritual siempre estaba presente, el hombre no podía lograr la libertad ni alcanzar este Pensamiento independiente que podemos llamar: la utilización de la inteligencia únicamente por la Persona humana”.

Rudolf Steiner

Share this post