«El oso y el bosque» por Joseph Atma

Un bosque y un oso. Millones de vidas se fusionan en un ecosistema perfecto e impecable que nace cada día y muere con los últimos rayos del sol.
Un bosque que almacena toda la sabiduría de la tierra y de aquellos animales que han formado parte de ella, el planeta no necesita al ser humano pero sí a las plantas.

En un viejo árbol el pájaro observa al oso en el río, buscando peces que remontan la corriente en ese ritual que se repite cada año de celebración de la vida y la muerte que sostiene el equilibrio en la naturaleza.
El oso es paciente, lento en sus movimientos pero con capacidad de anticipación.
Los peces desconocen su suerte; forman parte del río, el río que les abraza y les da de comer también se convertirá en su última lucha contra sí mismos y contra el oso.
El sol se alza sobre las nubes dibujando extrañas figuras sobre las rocas.
Nada altera la paz del momento, nada interviene en esta perfecta obra de lo desconocido, del misterio del que formamos parte.
El viento acaricia las flores y las ramas de los árboles, creando una preciosa coreografía de movimiento sutil y delicado que emana armonía y perfección.
Una sombra y un conjunto de sonidos, ese es el paso del oso por el bosque.
Vive sintiéndose parte de él y sabiendo que el le protege. Sus pasos perduran en el tiempo, sus ojos reflejan la verdad de este mundo, la que no conocen los hombres.
Autor: Joseph Atma