2020 El fin del Carnaval de las Sombras

En pocas horas empieza un nuevo año y una nueva década, es nuestra responsabilidad dejar atrás todo lo que nos ate a bajas vibraciones y antiguos paradigmas que nos anclan en el dolor. La evolución de la tierra y la del ser humano han llegado a un punto de inflexión en el cual no hay vuelta atrás; hemos entrado en un nuevo ciclo de vida consciente, de vuelta a la unidad, de respetar a nuestro planeta y a nuestros hermanos los animales, de vivir sin hacer daño a nadie y en consecuencia ayudar a los demás sin esperar nada a cambio.

Sabemos que la evolución es individual y nadie va a venir a solucionar nuestros problemas por nosotros, por eso es ahora cuando debemos hacer caer las máscaras de todos aquellos que nos engañan, hay que buscar el camino del corazón en todo aquello que forma nuestro mundo y dejar que nuestra energía se intercambie con aquellos que viven en el respeto, la humildad, el cariño, y por consiguiente en el amor.
Ya no valen las excusas, tenemos que amar y cuidar a nuestro cuerpo como el templo de nuestra alma aquí en la tierra que es, dejar atrás todo los hábitos que nos esclavizan, nos atan a un paradigma que no es el nuestro y vivir el día a día con pleno agradecimiento, recibir cada nuevo sendero buscando la magia y la ilusión, volviendo a ser niños en toda la esencia de nuestro ser.

«Vivir el día a día con pleno agradecimiento, recibir cada nuevo sendero buscando la magia y la ilusión, volviendo a ser niños en toda la esencia de nuestro ser.».

Es el tiempo de dejar de lado todo lo estéril e inútil en nuestras vidas. Todos hemos venido a este mundo con unos dones y el llevarlos a cabo es algo que nos conectará con nuestra esencia a la vez que ayudará a elevar nuestro planeta. No importa lo que sea que se te dé bien: Pintar, barrer, hacer pasteles, cantar, salir a correr en bici, etc…Si eso es lo que te hace ser feliz dedícale más tiempo y si es posible conviértelo en tu profesión, que sea tu día a día y tu sustento. Si nuestro trabajo nos hace vibrar bajo y estar envuelto de personas que no resuenan con nosotros, debemos dar todos los pasos para dejarlo y buscar uno que nos haga ir cada día con una sonrisa, donde las horas pasen volando por lo mucho que nos apasiona y sepamos que estamos ayudando a los demás con ello o como mínimo, que la energía empleada en nuestro trabajo no pueda utilizarse para dañar a nadie.

«Debemos exigir que caigan las máscaras y se muestren los corazones»

De nada sirve tener una empresa y ganar un montón de dinero si sabes que tus empleados están cobrando un sueldo mínimo y no llegan a fin de mes porque las leyes permiten que existan esos sueldos. Si tú permites eso para poder tener un status de vida concreto estás vibrando bajo y eres cómplice del sistema, solo aquellos que busquen su camino en el amor y la equidad podrán seguir evolucionando en la frecuncia vibratoria que requiere la nueva tierra.

Un abrazo desde La Senda del Corazón y os deseamos un feliz 2020 lleno de amor, humildad y compasión.

Joseph Atma

Photo 1 by John Noonan on Unsplash
Photo 2 by Ashley Batz on Unsplash