Entrevista con José Luis Villar

José Luis Villar Jurado nacido en Torreperogil (Jaén) ha publicado hasta la fecha los libros La voz del alma, Mensaje desde el silencio, El sendero del corazón y Cerrando el círculo. Desde joven ha tenido experiencias místicas profundas que le revelaron y acercaron su mundo interno. A los 19 años viajó a Valencia, donde encontró compañeros y grupos del mundo espiritual con los que adquirió y compartió vivencias y experiencias, conociendo varias filosofías e ideologías. También se unió a los chamanes andinos, con los que compartió enseñanzas, profesando juntos el amor y el culto a la naturaleza. Considerado siempre entre sus círculos como una persona muy especial, y siendo un buscador incesante del sentido de la vida y de la felicidad, se ha ido convirtiendo en un conocedor del espíritu humano, y de todo aquello que ayude en su entendimiento y superación, así como en la búsqueda de su belleza interior.

Hola José Luís, un placer entrevistarte para La Senda del Corazón.

Te agradezco sinceramente que hayas contado conmigo para tu página web, es un honor para mí poder compartir mis pensamientos, sentimientos y reflexiones.

¿En qué proyectos te encuentras trabajando actualmente?

Ahora estoy terminando de escribir mi quinto libro, al que aún no le he puesto título. Es un ensayo del tipo de los tres primeros, y creo que va a gustar porque, como todos los anteriores, está escrito desde el corazón y, como ya sabemos, lo que sale del corazón, llega al corazón. En esta etapa de mi vida lo estoy tomando con más calma, quiero que sea algo especial y atemporal, pero también necesario y actual, para llenar un vacío en estos tiempos que corren, y que parecen tan difíciles, pero que son parte de un proceso.

¿Qué elementos principales crees que se deben dar en nuestra sociedad para el resurgir del verdadero ser humano y de sus potenciales?

Pues, aunque te parezca increíble, justo los que se están dando. Como he dicho antes, todo es parte de un proceso y, a veces, es necesario llegar a un extremo para darnos cuenta de que tampoco es lo que buscábamos. Al final, como siempre, tenemos que anclarnos en un punto intermedio, pero, desde luego, como digo siempre, la gran revolución de la humanidad sólo se dará a través de la educación y, para educar a nuestros hijos, antes debemos educarnos convenientemente a nosotros mismos, porque ellos beben del ejemplo, no de las palabras. No me cabe duda que estos tiempos adversos que estamos viviendo no son otra cosa que la antesala de un despertar y de un retorno de nuestra atención hacia el interior y hacia el encuentro con uno mismo.

¿Qué es para ti el chamanismo? ¿Qué has aprendido de los chamanes andinos?

Para mí el chamanismo supuso un despertar muy importante, fue la corroboración de mi propia visión de la vida y la afirmación de mi espíritu, pues siempre había sentido que la naturaleza y la espiritualidad iban de la mano, que el respeto y la enseñanza que nos muestra nuestra madre tierra es el ejemplo que debíamos seguir, y los chamanes me hicieron conectar plenamente con ella, a escucharla y a entenderla; a consultar mis dudas y contrastar mis impresiones y sentimientos en su seno, en el silencio y murmullo de la montaña, donde más nítido escucho a mi corazón y se me aclara la mente. Los rituales y danzas me ayudaron a recordar quiénes somos, de dónde venimos, a visualizar a nuestros ancestros, de los que ya hemos olvidado su apagada voz, y a respetar a nuestros ancianos, que tanta sabiduría poseen y que se ven relegados al olvido y a veces, por desgracia, al maltrato.

¿Crees que la mayor inspiración es la que llega de la conexión con la naturaleza?

Como he comentado anteriormente, para mí así ha sido. No dudo de que la meditación y la conexión continua con tu interior, en cualquier parte en la que te encuentres, deba de olvidarse y descuidarse, pero la fusión con la Vida, con la tierra, las plantas, el agua…, anima al espíritu, da fuerza y te induce a entender que todos somos uno, que pertenecemos a la misma fuente, y que nos vincula un mismo destino.

Has editado cuatro libros hasta la fecha: Mensaje desde el silencio, La voz del alma, El sendero del corazón y Cerrando el círculo. ¿Cuándo empezó tu afición a escribir?

Pues bastante joven. En realidad casi todo mi primer libro “Mensaje desde el silencio” lo escribí a los 24 años, aunque lo completara y editara en el 2008, quince años después. Siempre sentí algo en mi interior que me inducía a hacerlo, incluso desde mucho más joven. Aún guardo varios diarios que escribí siendo sólo un niño.

En “La voz del alma” hablas de una inteligencia existente que mantiene un equilibrio en todos los patrones del universo. ¿Crees que el ser humano vaga perdido y enfermo cuando no se siente parte de ella?

Todos andamos algo perdidos, porque nos falta información. Para mí la única fe que existe es la que nos hace confiar en la Vida, en que todo tiene un propósito, aunque nos duela, y que todo sucede para nuestro progreso. No conozco otro tipo de fe. De ahí que piense y sienta que en la Naturaleza, en el Universo, haya una inteligencia mucho más grande que ese Dios que nos has mostrado con aspecto de hombre. Cuando el ser humano entiende que todo lo que le acontece es por su bien e, incluso, que ha sucedido por su propia elección, acepta su destino y no se rebela contra él, sino que nace en su interior una gratitud, un agradecimiento a la Vida por esta oportunidad. Ese agradecimiento construye una mente más sana, y una mente sana supone un cuerpo sano. Es necesario sentirnos parte de la Vida, ser conscientes de que ésta es nuestra elección, y agradecerlo de corazón.

Sabemos que eres aficionado a la fotografía. ¿Todas las portadas de tus libros son fotos realizadas por ti?

Bueno, la portada del último libro es una pintura que realizó una amiga mía. Las otras sí que las hice, y también la mayoría de las fotos que acompañan a cada capítulo de mis tres primeros libros, y así seguiré realizándolos. Intento captar en ellas un instante donde la luz y la naturaleza se hayan fundido en un momento mágico, para que, junto con el contenido del capítulo, inspire nuestros sentidos y despierte a ese ser profundo que todos tenemos dentro.

¿Cómo afrontas el proceso de empezar a escribir un libro? ¿Es algo que planeas con antelación o que surge de repente?

La verdad es que no planeo nada, ni siquiera que vaya a ser un nuevo libro, simplemente, voy escribiendo, y depositando los escritos al cajón de la mesita de noche. Siempre, cuando he publicado un libro, me he dicho, este es el último pero, después, sigo con ello. Cuando me viene una idea o un pensamiento nuevo, tengo que plasmarlo y guardarlo. Lo difícil es ordenarlo y relatarlo de modo que sea comprensible, sencillo y claro, para que lo expuesto llegue al lector del mismo modo que llega a mí.

¿Cuál es tu concepto de la integración del silencio en nuestro día a día?

El silencio se puede vivir cada día, incluso en la actividad, en los quehaceres. El silencio es interior, es conexión, es escuchar a ese ser que somos en la soledad, cuando no caben las apariencias, cuando no hay nada que demostrar, cuando no esperamos ningún resultado de nuestras acciones. Esa es la auténtica libertad, y ese es nuestro yo más verdadero, con el que conectamos y al que conocemos cuando nos miramos frente a frente sin miedo, aceptando el ser que somos. El silencio nos ayuda en este proceso, nos acerca y corre el velo que nos separa de nosotros mismos. Es necesario desterrar el miedo, sobre todo el que tenemos a nuestro propio ser, a aceptar ese ser que somos con todos sus defectos y debilidades, porque somos y estamos mejor que nunca, no dejamos de evolucionar. Somos la mejor versión de nosotros mismos, por el momento…

¿Qué papel crees que juega el arte en estos tiempos del despertar de un nuevo cambio de consciencia?

El arte es esencial en el nuevo cambio de consciencia, despertar al ser creativo que todos tenemos es progresar, es avanzar adecuadamente. El arte muestra lo que las palabras solas no pueden, la pintura puede inspirar, la música nos hace transportarnos a lugares increíbles, la escultura, la escritura, todo arte se puede utilizar para mostrar la belleza, para crear algo que antes no estaba, y nos puede ayudar tanto su creación como su visualización o simplemente escuchar, leer… Todo arte es creación, y crear es despertar.

Enlaces: https://edicionescarena.com/autores/autor/jose-luis-villar/

https://www.facebook.com/pg/joseluis.villar.14/